Huella ecológica ¿Qué puedes hacer tú por la tierra?

21 junio, 2019 0 Comments

La huella ecológica se ve afectada por cada una de las acciones que los consumidores realizamos a diario, teniendo impacto diferente sobre ella en cada parte del planeta.

Por ejemplo, la distribución geográfica y el nivel de desarrollo de cada país son factores que influyen en el incremento o disminución del impacto con el medio ambiente, ya sea negativo o positivo. Debido a lo anterior surgió el concepto de “Huella Ecológica”, y aquí vamos a conocer qué es exactamente este término que ha cobrado gran importancia.

¿Qué es la huella ecológica?

Huella ecológicaPodríamos decir que la huella ecológica trabaja como un indicador de sostenibilidad que intenta calcular el impacto de las acciones que realizamos a diario y afectan el medio ambiente. Por tanto, es el total de superficie que es productiva ecológicamente y se requiere para generar los recursos de un ciudadano o un grupo de ellos.

De modo que un indicador de sostenibilidad es un instrumento de medida que brinda datos acerca la evolución de la sustentabilidad con el fin de observar el impacto que sufre la misma, haciendo posible plantear soluciones que sirvan para el cumplimiento del concepto de desarrollo sostenible.

Huella ecológica personal

En otras palabras, cada una de las decisiones que tomamos en relación a lo que compramos, comemos, utilizamos o vestimos, tienen un impacto directo en el ecosistema en el cual vivimos.

Es por ello que las acciones ecológicas cobran más importancia, y en relación al consumo la mejor opción, desde hace unos años, han sido los productos biodegradables.

Lo anterior se debe a que los productos de plástico desechables tienen un periodo de vida muy corto y se usan en cantidades estratosféricas y los productos biodegradables han demostrado ser una excelente solución para reducir el impacto negativo de los plásticos convencionales y mejorar el impacto ambiental.

¿Cómo calcular la huella ecológica?

Se puede decir que es un tanto complejo, pero existen estimaciones predecibles y distintos métodos para el cálculo de la huella ecológica, entre ellos está:

  •         La cantidad de hectáreas que se requieren para urbanizar.
  •         Las hectáreas requeridas para la producción de alimentos.
  •         La superficie que se necesita para producir pescado en el mar.
  •         Las hectáreas de bosque que se necesitan para encargarse del dióxido de carbono que generamos.

La huella ecológica usualmente se presenta en hectáreas por habitante y año. Para calcular estas superficies es necesario llevar a cabo dos pasos esenciales:

  1. Calcular el consumo en unidades físicas mediante la siguiente expresión:

Consumo aparente = P – E + I

P = Producción

E = Exportación

I = Importación

  1. Transformar el consumo aparente en superficie productiva, utilizando valores de productividad mediante la siguiente expresión:

Huella Ecológica = C/P

C = Consumo

P = Productividad

La equivalencia de productividad de los distintos terrenos es la siguiente:

Categoría de Terreno Productivo

Factor de Equivalencia

Cultivos

2. 18

Pastos

0. 49

Bosques

1. 37

Mar productivo

1. 37

Superficie artificial

2. 18

Área de absorción de CO2

0. 36

Fuente: Global Footprint Network

¿Qué puedo hacer para reducir mi huella ecológica?

Existen diferentes acciones que podemos realizar para mejorar el índice de la  huella ecológica que generamos, entre ellas hay algunas que son simples y pueden tener un gran impacto en el desarrollo sostenible.

Usar menos el automóvil o compartirlo

Los vehículos motorizados son los principales emisores de CO2, produciendo los gases de efecto invernadero, los cuales generan un aumento en la temperatura de la tierra.

Por tanto, para distancias largas se recomienda usar el transporte público o compartir auto, en distancias medianas se podría emplear la bicicleta y para las distancias cortas caminar, esto también ayudará a mejorar la salud física.

Cuidar el agua

Se puede hacer a través de las siguientes acciones, como usar la regadera en lugar de una bañera, reparar las fugas de agua de las tuberías; utilizar un vaso de agua mientras nos cepillamos los dientes; reusar el agua de la lavadora para lavar el patio, entre otras actividades que se pueden hacer con esta agua.

Comer más sano

El abasto de alimentos es otro de los enormes problemas ambientales actualmente, no sólo por el desperdicio de comida sino por el costo que implica producirla, empacarla y distribuirla.

La solución consiste en consumir alimentos locales y de temporada, pues se fomenta la economía local y se consumen alimentos más frescos y libres de conservadores, principalmente si son orgánicos.

También ayuda a disminuir el consumo de alimentos procesados. Por ejemplo, en lugar de tomar una botella de jugo, se puede comer una fruta; así como usar termos o botellas propias para no comprar botellas o vasos desechables. Así como muchas otras acciones que impliquen mejoras en la sostenibilidad de los alimentos.

Cuidar el consumo de electricidad

El alto consumo de energía eléctrica genera un impacto negativo en el ambiente. Es por ello que acciones como tender la ropa al sol en lugar de usar la secadora o lavar los platos a mano para no emplear el lava vajillas generan un cambio. Otra forma de ahorrar energía es emplear lámparas de LED en lugar de las luminarias tradicionales.

Utilizar biodegradables

Tener conciencia de nuestro propio consumo es la mejor solución para reducir la huella ecológica, y la decisión de usar productos biodegradables en las actividades cotidianas ha traído un gran impacto para particulares y grupos.

Se pueden usar bolsas biodegradables tanto para los desechos del hogar, así como para los desperdicios de una gran empresa. Al igual, es posible utilizar vasos biodegradables tanto para bebidas frías o calientes, incluso los contenedores de estos artículos pueden ser biodegradables.

Si requieres saber más acerca de qué productos biodegradables puedes usar en tu hogar, negocio o empresa puedes ponerte en contacto con nosotros y te daremos la mejor solución.

Huella ecológica por país

Es posible consultar esta información precisa en Global Footprint Network con las actualizaciones correspondientes. Y aquí hay promedios que indican acciones que pueden repercutir en cualquier país si tan sólo cada consumidor hace alguna de ellas. Por ejemplo:

  • Si usamos 50 km menos el auto por semana podremos reducir 450 kg de CO2 en la atmósfera.
  • Al Cambiar los focos convencionales por unos de bajo consumo se estará reduciendo una emisión de CO2 de 75 kg.
  • Reducir 2 ºC la calefacción en invierno e incrementar 2 ºC la temperatura del aire acondicionado en verano implica evitar 900 kg de CO2 en la atmósfera.
  • Disminuir el consumo de envases y utilizar productos biodegradables ayudará a evitar la emisión de 500 kg de CO2.

Como se puede observar, pequeñas acciones hacen que nuestras emisiones de CO2 disminuyan de forma considerable. Si todos reducimos nuestra huella ecológica estaremos ayudando a mejorar el medio ambiente tanto de manera local como global.

En Smartgreen podemos ayudarte a adquirir productos biodegradables de la mejor calidad, y al mejor precio. Te sorprenderá la cantidad y diversidad de productos de este tipo que existen para ti, tu empresa o negocio. Así que ponte en contacto y pregunta qué biodegradables tenemos para ti.

La huella ecológica y los biodegradables como remedio

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.